Saltar al contenido

Los detectores de mentiras en cuestiones legales

Desde Neetcurioso queremos contarte el papel que cumplen los detectores de mentiras en cuestiones legales. En si una persona que ha sido procesada puede someterse de manera voluntaria a la prueba del polígrafo, pero no puede ser obligada.

Los detectores de mentiras en cuestiones legales

Cómo se usa un detector de mentiras en la justicia

Es muy conocido el detector de mentiras, en si científicamente llamado polígrafo, es utilizado para poder registrar respuestas fisiológicas. En si es la máquina de la verdad, generalmente lo que hace es medir las variaciones de la presión arterial, la frecuencia respiratoria, el ritmo cardíaco, los estímulos nerviosos y la respuesta galvánica  o conductancia de la piel que pueden generarse ante determinadas preguntas que se le realizan al sujeto que se somete a la prueba.

En España no se utiliza el polígrafo como detector de mentiras en cuestiones legales, pero no hay nada que le impida a la persona procesada poder de manera voluntaria someterse a la máquina de la verdad. Es que en si el resultado que pueda arrojar la prueba, puede enfocar o dirigir investigaciones. Además sirve para poder descartar pistas o reforzar todo tipo de sospechas.

La prueba de detección de mentiras, se enmarca dentro de las llamadas pruebas periciales que deben ser realizadas por ciertos expertos. En cuanto a la persona que deba declarar y someterse a esta máquina, debe prestar su consentimiento ya que posee derecho a no declarar.

Los detectores de mentiras en cuestiones legales-

El uso del polímetro, es decir el detector de mentiras en cuestiones legales, es muy utilizado por los organismos de inteligencia y de policía en países como Estados Unidos y otros países con área de influencia. Los mismos por supuesto han sido utilizados para poder determinar si una persona miente o no.

Aun así hay muchísimos psicólogos, psiquiatras, neurólogos y neurofisiologos y muchos otros científicos coinciden en que hay muy poca base para aceptar la validez de las pruebas de los detectores de mentiras.