Saltar al contenido

Los Cerebros también terminan en fósiles

La comunidad científica determino que “los cerebros no se fosilizan” pero Nicholas Strausfeld de la Universidad de Arizona desafió a esta teoría y ahora una investigación ofrece las evidencias que nos ha quitado todas las dudas, los Cerebros también terminan en fósiles.

cerebro-fosil

El científico Strausfeld junto a otros científicos de la Universidad de Yunnan de China y el Museo de Historia Natural de Londres han analizado a siete fósiles que recién han descubierto de una misma especie. En cada uno de estos especímenes hallaron los rastros de un cerebro.
La especie que han estado analizando es Fuxianhuia Protensa, un artrópodo extinguido del océano hace unos 520 millones de años. Gracias a la microscopia electrónica de barrido, los científicos pudieron observar como dichos cerebros se habían conservado como películas de carbono en un estado aplastado. Algunos de ellos estaban cubiertos por pequeños cristales de pirita de hierro.
La gran pregunta es ¿cómo se fosiliza un cerebro? El tejido neural de este artrópodo debió ser bastante denso, tanto para que cuando el escenario se convierta en un espacio carente de oxigeno, los tejidos puedan superar con éxito esta fase. En este proceso, el cerebro mantiene su integración de manera global, llevándolo a su aplanamiento gradual y de preservación.
Entonces “la densidad del tejido del F Protensa parece haber marcado la diferencia” explico Strausfeld. Según el trabajo y los resultados del análisis de estos siete fósiles son una evidencia irrefutable de que los cerebros también terminan siendo fósiles. El fenómeno de estos artrópodos primitivos son mucho más que casos aislados.