Saltar al contenido

Curiosos venenos que sirven para curar

Aunque sea extraño de creer, además de ser malos, existen curiosos venenos que sirven para curar enfermedades y la biomedicina lo que busca en las sustancias tóxicas fabricadas  por diferentes animales es el remedio que cura si es que lo utilizamos en pequeñas dosis.

Curiosos venenos que sirven para curar

Cómo curarse usando veneno

La serpiente Daboia Russelli, es India y a la misma se le atribuye la mayor parte de casos de muertes en el mundo tras haber mordido a sus victimas, pero una de las moléculas del potente veneno demuestra ser capaz de combatir el Alzheimer. Es decir que el veneno de dicha víbora cura la enfermedad.

Curiosos venenos que sirven para curar-

Existe una enfermedad llamada distrofia muscular de Duchenne y la misma es un trastorno genético que hace que los músculos se deterioren de manera progresiva, pero investigadores de la Universidad de Búfalo de Estados Unidos, se encuentra trabajando en una sustancia que podría darle fin a este mal. Se trata del veneno de la tarántula rosa chilena que puede curar la enfermedad genética.

Curiosos venenos que sirven para curar.

El Alacrán posee otro veneno que cura enfermedades y los científicos utilizan moléculas peptidicas para destruir bacterias en heridas infectadas y este sería una alternativa a los antimicrobianos.

Curiosos venenos que sirven para curar.1

Hay otro serpiente clave que cura enfermedades y en este caso hablamos de la yararaca brasileña, una serpiente de un metro y medio de longitud que proporciona una molécula de la cual surgió el Captopril, el primer fármaco aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense para pacientes con hipertensión.

Curiosos venenos que sirven para curar.2

Por último un curioso veneno que sirve para curar una grave enfermedad es el de la abeja Apis Mellifera. Dicho insecto secreta en su veneno una toxina que se llama melitina y que podría destruir el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). Las pruebas fueron realizadas en la Universidad de Washington y los científicos bombardearon con nanopartículas de dicha sustancia al virus. Dicho ataque consiguió agujerear la envoltura protectora que rodea al virus hasta destruirlo